Principal Nosotros Desarrollo Sustentable Conceptos Boletines Contáctenos
Boletines
 
 
 
 
 
Diseño Sustentable..
Gestoría y Estudios Ambientales..
Construcción y Desarrollo Inmobiliario..
Asesoría Integral y Desarrollo..
Certificación Ambiental..
Tecnología Ambiental..
Videos..
Tienda ECO RED..
 
 
Casos de Éxito
 
 
Calentamiento Global: Cambio Clima
Cambio Climático
CALENTAMIENTO GLOBAL Y CAMBIO CLIMÁTICO Pag. 1 Pag. 2 Pag. 3 Pag. 4
Imágenes Satelitales

Introducción

Es evidente que el clima global está siendo alterado significativamente. La climatología es mucho más compleja y cada día hay más fenómenos meteorológicos extremos, más catástrofes de todo tipo: huracanes, tsunamis, terremotos, erupciones volcánicas, tormentas intensas, inundaciones, etc.

Este cambio climático y la presencia de fenómenos naturales extremos es el resultado del aumento de concentraciones de gases invernadero tales como el dióxido de carbono, metano, óxidos nitrosos y clorofluorocarbonos en la atmósfera terrestre, que causan lo que hoy se conoce como el Calentamiento Global.

Estos gases están atrapando una porción creciente de radiación infrarroja terrestre, que hacen aumentar la temperatura planetaria. De esta forma, los patrones de precipitación global también están siendo alterados.

El tema del Calentamiento Global y el Cambio Climático es hoy en día uno de los principales tópicos en foros de discusión, centros de investigación y encuentros mundiales. Es sin duda el principal problema ambiental que hoy enfrenta la humanidad.

Los científicos han estudiado el fenómeno desde hace tiempo, y nos han alertado; los gobiernos por su parte, empiezan a interesarse en la media que ven como se altera la economía y como las catástrofes causan cada vez más víctimas humanas.

Esta situación puede continuar en los próximos años a una velocidad mayor si no tomamos conciencia y comenzamos a tomar medidas necesarias para frenar este fenómeno global.

El clima global

Para poder comprender el cambio global climático y el aumento de la temperatura global se debe primero comprender el clima global y cómo opera.

El clima es consecuencia del vínculo que existe entre la atmósfera, los océanos, las capas de hielos (criósfera), los organismos vivientes (biosfera) y los suelos, sedimentos y rocas (geósfera). Sólo si se considera al sistema climático bajo esta visión holística, es posible entender los flujos de materia y energía en la atmósfera y finalmente comprender las causas del cambio global.

La atmósfera es uno de los componentes más importantes del clima terrestre. Es el presupuesto energético de ella la que primordialmente determina el estado del clima global. Los gases que la constituyen están bien mezclados en la atmósfera pero no es físicamente uniforme pues tiene variaciones significativas en temperatura y presión, relacionado con la altura sobre el nivel del mar.

La Tierra recibe energía del Sol a la forma de radiación electromagnética, la superficie terrestre recibe radiación ultravioleta (UV) y radiación visible y emite radiación terrestre a la forma de radiación infrarroja. Estos dos grandes flujos energéticos deben estar en balance. Pero la atmósfera afecta la naturaleza de este balance. Los gases invernadero permiten que la radiación de onda corta solar penetre sin impedimento pero absorben la mayor parte de la emisión de ondas largas terrestres. Por ello la temperatura global promedio es de 15°C, 33 grados más alto que si no tuviera atmósfera. Este efecto se llama el “Efecto Invernadero”.

El aumento de gases invernadero atmosféricos ha incrementado la capacidad que tiene para absorber ondas infrarrojas, aumentando su reforzamiento radiativo, que aumenta la temperatura superficial.

Los flujos de humedad, masa y momentum (cantidad de movimiento) dentro de la atmósfera y los componentes del sistema climático deben estar en equilibrio. El balance de los flujos determina el estado de los climas y los factores que influyan sobre ellos a escala global, deben ser considerados los causantes del cambio global.

Por su parte, los océanos almacenan mucha mayor cantidad de energía que la atmósfera. Esto se debe a la mayor capacidad calórica (4.2 veces la de la atmósfera) y su mayor densidad (1000 veces mayor).

La estructura de los océanos puede dividirse en dos capas: la capa inferior que involucra las aguas frías y profundas (80% del volumen oceánico), y la capa superior que está en contacto íntimo con la atmósfera, es la capa de frontera estacional (cuenta con 100 m. de profundidad en los trópicos, pero llega a varios kilómetros en las aguas polares). Esta capa sola, almacena 30 veces más energía que la atmósfera. De esta manera, un cambio dado de contenido de calor en el océano redundará en un cambio a lo menos 30 veces mayor en la atmósfera. Por ello pequeños cambios en el contenido energético de los océanos pueden tener un efecto considerable sobre el clima global y claramente sobre la temperatura global.

La biosfera, constituida por todos los seres vivos del planeta, afecta el albedo de la Tierra, ya sea sobre la tierra o en los océanos. Grandes áreas de bosques continentales tienen bajo albedo comparado con regiones sin vegetación como los desiertos, de esta forma, es importante considerar que la presencia de bosques afecta directamente el presupuesto energético del sistema climático.

Algunos científicos piensan que la quema de combustibles fósiles no es tan desestabilizante como la tala de bosques y la destrucción de los ecosistemas que mantienen la producción primaria de los océanos.

La biosfera también afecta los flujos de ciertos gases invernadero, tales como el dióxido de carbono y el metano. El plancton de las superficies oceánicas utiliza el dióxido de carbono disuelto para la fotosíntesis. Esto establece un flujo del gas, con el océano, de hecho fijando gas desde la atmósfera. Al morir el plancton transporta el dióxido de carbono a los fondos oceánicos. Esta productividad primaria reduce en un factor 4 la concentración atmosférica del dióxido de carbono y debilita significativamente el efecto invernadero terrestre natural.

Se estima que hasta el 80% del oxígeno producido por la fotosíntesis es resultado de la acción de las algas oceánicas, especialmente las áreas costeras. Por ello la contaminación acuática en esos sectores, resulta muy importante en el tema del cambio climático.

La geósfera consiste en suelos, sedimentos y rocas de las masas de tierras, corteza continental y oceánica, y en última instancia, el interior mismo de la Tierra, que tienen un rol de influencia sobre el clima global que varía en las escalas temporales.

Por un lado las variaciones en el clima global se deben a modulaciones interiores de la Tierra (durante millones de años), los cambios en la forma de las cuencas oceánicas y el tamaño de las cadenas montañosas continentales, influyen en las transferencias energéticas del sistema climático.

En escalas mucho menores de tiempo, procesos químicos y físicos afectan ciertas características de los suelos, tales como la disponibilidad de humedad, la escorrentía, y los flujos de gases invernadero y aerosoles hacia la atmósfera y los océanos. El vulcanismo, aunque es impulsado por el lento movimiento de las placas tectónicas, ocurre regularmente en escalas de tiempo mucho menores. Las erupciones volcánicas agregan dióxido de carbono a la atmósfera que ha sido removida por la biosfera y emiten además, grandes cantidades de polvo y aerosoles. Estos procesos explican someramente, como la geósfera puede afectar el sistema climático global.

Calentamiento Global y Cambio Climático

El cambio climático es el aumento paulatino de la temperatura media del planeta, producto de una mayor concentración de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles. Este fenómeno ha incrementado la temperatura del planeta y provocado los años más calurosos en la historia de la humanidad en la última década.

El Cambio Climático Global, se atribuye directa o indirectamente a las actividades humanas, que alteran la composición global atmosférica, agregada a la variabilidad climática natural observada en periodos comparables de tiempo.

El principal cambio se ha dado en la atmósfera, con una evidente variación en el balance de gases que la conforman, especialmente en gases invernadero claves como el Bióxido de Carbono (CO2), Metano (CH4) y óxido nitroso (N2O).

Estos gases naturales permanecen en la atmósfera y son vitales, ya que permiten que la tierra permanezca con una temperatura adecuada, sin ellos la temperatura mundial sería 30°C más baja.

Actividades como la quema de carbón, petróleo y gas natural hacen que la concentración de CO2 aumente en la atmósfera; la tala de bosques y quema de madera reducen la absorción de CO2 realizado por los árboles y plantas. La crianza de bovinos y la plantación de arroz generan metano, óxidos nitrosos y otros gases invernadero. Si el crecimiento de la emisión de gases invernadero se mantiene en el ritmo actual, los niveles en la atmósfera llegarán a duplicarse, causando severos cambios en el esquema climático del planeta.

El aumento de temperatura del planeta está teniendo efectos expansivos, los patrones de lluvia y viento continuarán cambiando siendo cada vez más extremosos; el nivel del mar podría subir y amenazar islas y áreas costeras bajas; aun un pequeño aumento de temperatura puede causar un aumento dramático de muertes debido a eventos de temperaturas extremas; el esparcimiento de enfermedades tales como la malaria, dengue y cólera; sequías, falta de agua y escasez de alimentos.

El calentamiento de la Tierra, además de descongelar las capas polares, puede causar un cambio en el sistema de circulación del aire, cambiando patrones de lluvia. De esta manera, sitios agrícolas podrían transformarse en desiertos.

Asociados a estos potenciales cambios, las alteraciones en los ecosistemas globales son cada vez más evidentes. Trabajos científicos están detectando variaciones significativas en los rangos de especies arbóreas, y pérdidas de millones de hectáreas de bosques.

En México, según los científicos y expertos, de no controlar el calentamiento global, el panorama en 25 años será devastador porque los desiertos habrán ganado terreno en el norte y el sur será víctima de grandes inundaciones. Se destaca también el hecho de que estos cambios no tienen retroceso y que van en aumento, y en cuyas consecuencias se debe incluir la desertificación y pérdida de suelo agrícola y por ende la escasez de alimentos.

A su vez, las implicaciones del cambio climático global y las respuestas de los ecosistemas, pueden traducirse en desequilibrios económicos, en impactos directos sobre seres humanos como en el caso de la expansión de enfermedades infecciosas, además de inundaciones de terrenos costeros y ciudades, tormentas más intensas, la extinción de incontables especies de plantas y animales, fracasos en cultivos en áreas vulnerables, aumento de sequías, etc.

Enfrentando el problema

Hoy somos testigos de los efectos del Calentamiento Global, hemos podido presenciar climas extremos como calor y sequía, o lluvias e inundaciones que cobran la vida de millones de personas en todo el mundo; hemos sido testigos de fenómenos naturales extremos que han arrasado ciudades enteras; y vemos cada vez más ríos que se desbordan, suelos que se erosionan y lagos que se desecan.

Estas evidencias han llevado a una reacción gubernamental mundial, expresada en numerosos estudios y conferencias, incluyendo tratados enfocados a enfrentar y en lo posible solucionar la crisis.

El Calentamiento Global y el Cambio Climático son temas que actualmente son tratados a nivel internacional, estableciéndose estrategias regionales y globales que permitan desarrollar mecanismos y aplicar acciones concretas para frenar las causas y revertir los efectos del Calentamiento Global.

Esto no es fácil, ya que estamos hablando de que hay que cambiar la forma como funciona la sociedad actualmente.

A nivel mundial se están generando acuerdos para limitar las emisiones de estos gases invernadero a la atmósfera, y apoyar el desarrollo de tecnología que permita disminuir la emisión de estos gases invernadero, y disminuya la contaminación y pérdida de los recursos naturales del planeta.

Las principales acciones a nivel internacional son, entre otros, la Agenda 21, considerado el más completo de los planes de acción generado en los 90’s por la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo de la ONU, consistente en un set de estrategias integradas y programas detallados para parar y revertir los efectos de la degradación ambiental y promover el desarrollo adecuado y sustentable en todos los países.

En la proclamación hecha por la Conferencia sobre Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, realizada en Río de Janeiro en Junio 1992, establece la cooperación entre los estados miembros para lograr acuerdos en las leyes y principios que promuevan el desarrollo sustentable. La declaración confronta diversas áreas que se relacionan con el cambio global, proveyendo un contexto de políticas que enfrentan el cambio global, incluye: recursos naturales, impactos ambientales del desarrollo, protección de ecosistemas, compartir ideas científicas, internalización de costos ambientales, etc.

La Convención Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (FCCC) que fue firmada en la Cumbre Mundial en 1992 por 162 gobiernos, ratificada en diciembre de 2004 donde participaron 180 países, cuyo objetivo es promover acciones de los gobiernos, sociedades civiles y sectores privados de acuerdo con el Protocolo de Kyoto, enfocada específicamente en el problema.

El objetivo principal de la convención es la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático. Ese nivel debería lograrse en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible.

La convención requería que todas las naciones que firmaran el tratado debieran lograr reducir sus emisiones de gases invernadero hasta niveles de 1990 para el año 2000.

El Protocolo de Kyoto (1997) es considerado el único mecanismo internacional para empezar a hacer frente al cambio climático y minimizar sus impactos. Su objetivo es estabilizar la concentración de gases invernadero en la atmósfera a niveles que eviten interferencias antrópicas con el sistema climático. Compromete a las naciones mediante mecanismos legalmente obligatorios a hacer un inventario de emisiones y puedan seguir sus progresos, para que los países industrializados reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano a la atmósfera.

El protocolo también enfrenta el tema de financiamiento y transferencia de tecnología desde los países desarrollados a los en vías de desarrollo.

En México, los efectos del cambio climático fueron claros con la presencia de los huracanes Stan y Wilma, que causaron daños en el sureste de nuestro país; así como inundaciones por lluvias excesivas, y sequías con temperaturas extremas en diferentes estados de la república. Estos efectos han obligando al gobierno a tomar acciones y generar estrategias que se sumen a la sinergia mundial para enfrentar, combatir y remediar el Calentamiento Global.

Actualmente el gobierno mexicano ha diseñado una serie de estrategias centradas en 3 líneas fundamentales:

La primera es proteger los bosques y selvas como asunto prioritario, frenar la deforestación que aún cuando ha disminuido en los últimos años, el propósito es llegar a una tasa cero de deforestación. Considera también la recuperación de la biodiversidad de las regiones.

La segunda línea se enfoca en el recurso agua, cuyo suministro y distribución deberán alcanzar a más de 10 millones de mexicanos que carecen del recurso, además de trabajar en el tratamiento de aguas residuales, iniciando por el Valle de México, para frenar la contaminación por este desecho.

El tercer punto se relaciona con los residuos, donde el reciclamiento se debe integrar de una manera sustancial a los principios rectores ambientales del país.

Se ha destacado también la necesidad de trabajar en el desarrollo de mecanismos para la protección y conservación de suelos; así como en la importancia de un adecuado manejo de los recursos que permita un desarrollo más sustentable.

El gobierno federal planea trabajar conjuntamente con las 32 entidades federativas a través de convenios en materia ambiental, transversalidad y ordenamiento ecológico, entre otros, que permitan enfrentar el cambio climático a nivel nacional.

Acciones ante el Cambio Climático

Es cada vez más evidente y urgente cambiar los esquemas de desarrollo a nivel mundial. Tenemos que mejorar la eficiencia con la que usamos la energía, pero de una manera muy drástica.

Se debe impulsar el uso de energía renovable como la solar, la eólica (viento), la geotérmica, hidroeléctrica, de biomasa, etc.

En la generación de energía eléctrica se ha invertido en plantas combinadas de calor y poder, en las que se utiliza la energía calórica que antes se perdía.

Es necesario cuidar al máximo los recursos naturales, velar por la conservación de bosques y selvas, así como reforestar y recuperar grandes extensiones de vegetación que permitan la absorción de estos gases invernadero.

Debemos frenar la contaminación de ríos, lagos y zonas costeras, para garantizar la conservación de los ecosistemas marinos cuya dinámica natural permite la absorción de estos gases.

A nivel individual, debemos cambiar el esquema de uso de energía actual por alternativas básicas que hoy en día se encuentran a nuestro alcance, como el uso de automóviles que son más eficientes, como los híbridos o aquellos que presentan una alta eficiencia en el uso y manejo de combustibles.

El transporte público, a través de mejoras en la tecnología de los motores, mejor manutención de los motores, cumplir los límites de velocidad y uso más discreto de la aceleración y frenado.

En el sector doméstico, se logrará a través de mejoras en el aislamiento térmico de las viviendas y la mejoría de la eficiencia de los aparatos domésticos a través de mejores diseños y mejor uso.

Un ejemplo de ello son los focos, hay focos que gastan mucho menos energía, o aparatos eléctricos ahorradores de energía.

Debemos estar concientes también de que tenemos que cuidar, proteger y conservar nuestros recursos naturales, con un adecuado manejo de los desechos, con la reutilización, el reciclaje y la aplicación de tecnología para el tratamiento de aguas residuales y otros desechos.

Es necesario invertir en campañas de educación e información, establecer regulaciones y estándares, junto con fiscalización, impuestos y regulación de precios e incentivos económicos.

Sea como sea, el cambio climático es una realidad que se está manifestando con más rapidez y cuyas consecuencias estamos empezando a sufrir. Es un tema que debe interesarnos a todos y debemos seguir de cerca. Debemos tomar conciencia y participar iniciando en nuestros hogares, escuelas, centros o grupos, para lograr cambios a nivel regional, estatal y como país, para unirnos a otros esfuerzos mundiales, y así abrir una esperanza para nuestro planeta.

 
CALENTAMIENTO GLOBAL Y CAMBIO CLIMÁTICO Pag. 1 Pag. 2 Pag. 3 Pag. 4
 

Links de interés, relacionados con el tema:

Película
"An Inconvenent Truth"
Página especial de Cambio climático,
creada por el INE y la UNAM
climatecrisis.net pembu.atmosfcu.unam.mx/~climatico/1/index.html
Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C. Mayor información sobre
Cambio Climático en:   
www.ciceana.org.mx www.atmosfera.unam.mx
Video sobre el calentamiento Global
Artículo visto: 84593 veces
 
Artículos relacionados:
 
Inicio | ¿Quiénes somos? | Desarrollo Sustentable | Boletines | Conceptos | Contáctenos
Mapa del Sitio | English Version
© 2008 ECO RED S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
---
 
 
http://www.ecored.com.mx/fb/botonFBESP.jpg
 
LO DESTACADO
http://www.ecored.com.mx/fb/botonFBESP.jpg