Principal Nosotros Desarrollo Sustentable Conceptos Boletines Contáctenos
Boletines
 
 
 
 
 
Diseño Sustentable..
Gestoría y Estudios Ambientales..
Construcción y Desarrollo Inmobiliario..
Asesoría Integral y Desarrollo..
Certificación Ambiental..
Tecnología Ambiental..
Videos..
Tienda ECO RED..
 
 
Casos de Éxito
 
 
Turismo Sustentable
Turismo Sustentable
 
 

BUCEO MÍSTICO AL AMANECER
(Por:  OSWI David Antares)

Para aquellos que no han experimentado el placer de sumergirse en los océanos de México, aquí el relato de un buceo al amanecer que nos hizo reflexionar en cómo la Naturaleza nos habla en sus formas más exóticas y sorprendentes:

Es muy temprano por la mañana y es tiempo de partir en la plataforma de buceo. Todos estamos muy entusiasmados sobre esta inmersión. Conocí a los integrantes de mi equipo dos semanas atrás y parece como si fuésemos amigos de todos los tiempos. Será tal vez nuestra devoción al mundo submarino lo que nos hace sentir tan cerca.

Después de inspeccionar los equipos y revisar los procedimientos y tablas de buceo, nos dirigirnos al sitio en que comenzaremos la aventura, un lugar desconocido para todos los integrantes, excepto para mí.

Sentados sobre los bordes de la embarcación veo la sonrisa en cada uno de nosotros. Todos los buzos con equipos puestos estamos posicionados y la tenue luz del Sol saliente nos señala que es momento de acción. "Uno, dos, tres... vamos!"

Una vez a flote, damos al capitán nuestra señal de "estoy bien" mientras algunos peces voladores se deslizan fuera del agua a los costados de la embarcación. Comienza el descenso.

Nuestros cuerpos se sumergen como ligeras hojas de otoño. La visibilidad es 100/100 y de un azul absoluto. Nuestro plan de buceo: multi-nivel, no descompresión, máxima profundidad 40 m, tiempo de fondo 20 minutos.Después de varios encuentros con algunas langostas en la sección del arrecife, el Caribe Mexicano nos da la bienvenida con una extraordinaria visión.

Sobre la arena, a 40 m de profundidad, cuatro asombrosas criaturas submarinas formando un perfecto círculo alrededor de una Raya gigante. La Raya se mantiene inmóvil en el centro; un grande Tiburón Gata mira a un viejo Mero, conformando ambos la mitad del círculo; la otra mitad es delineada por un Pez Ángel y otro Tiburón Gata intercambiando pacíficas miradas. Quedamos maravillados; parece como si estos seres tuviesen una conversación sobre la conservación y futuro de nuestros mares.

Qué símbolo tan místico. Muchas ideas pasan por nuestra mente. Seguimos descendiendo hasta alcanzar la profundidad a la que ellos se encuentran. Ahora nos observan, nadan cerca de nosotros y después cada uno desaparece en distinta dirección.

Las emociones son intensas. Tocamos fondo y nos colocamos sobre la suave arena. Admiramos el vasto escenario de la profundidad oceánica y percibimos hacia arriba los primeros rayos de Sol cristalizados en el agua; algunos le llaman "Luz omnipotente, creación de Dios".

Nuestros sentidos se activan aún más cuando un pequeño delfín y su madre viajan a unos metros de nosotros. Todo sucede tan deprisa. El buceo continúa.

Tres peces Ángel exploran el área. Por un instante se detienen y después juegan con las burbujas exhaladas por mi regulador. Se aproximan a mi rostro, parece que están diciendo algo, y tal como una foca introduce a su cría a nuevos lugares, estos fascinantes peces nos guían hacia una gigante Tortuga Caguama.

Nos hemos quedado inmóviles para no asustarla y aún así el distinguido animal se acerca. Pienso que tal vez cambiará de rumbo y ahora sus ojos intercambian miradas con los míos ¡a unos cuantos centímetros de distancia! Me pregunto si estoy en un sueño. Una de sus aletas toca suavemente mi brazo para después levitar pacíficamente alrededor de los demás. Desaparece entre los cañones y corales que separan al arrecife del azul y profundo abismo.

El tiempo de fondo ha terminado. Mientras ascendemos con lentitud, las gigantes esponjas, abanicos de mar, peces de distintos colores e impresionantes formas del arrecife parecen resplandecer de milagrosa forma.

En la parada de seguridad a 4.5 m, nos damos un buen saludo de mano mientras cientos de pequeños y radiantes peces azules forman un círculo en el área; tal vez para expresarnos su gratitud como hombres y mujeres respetuosos del océano; o quizá coincidencia... Como sea, también agradecemos al mar por esta sublime experiencia y, a cambio, nos comprometemos a respetar y preservar su integridad, así como a sus habitantes y aquellos que dependen del mismo (pelícanos, gaviotas y demás). Por ellos, nosotros, los que crecen, y los que aún no están.

Sabemos que haber compartido este día subsistirá en nuestras vidas más allá del tiempo.

 
Artículo visto: 7307 veces
 
Artículos relacionados:
 
Inicio | ¿Quiénes somos? | Desarrollo Sustentable | Boletines | Conceptos | Contáctenos
Mapa del Sitio | English Version
© 2008 ECO RED S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
---
 
 
http://www.ecored.com.mx/fb/botonFBESP.jpg
 
LO DESTACADO
http://www.ecored.com.mx/fb/botonFBESP.jpg